........................esta segunda inocencia
que da en no creer en nada.
Antonio Machado

Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 28 de agosto de 2010

Un poema improbable










                  Yo quisiera llenar de libélulas mis versos,
de éteres, de absentas, de delicados tonos
pastel del alma
-que en primavera se van a llevar mucho-,
de estrellas cuyo nombre ya no aprenderé nunca;
introducir espléndidas esdrújulas,
ambiguos sentimientos
que no saben a qué carta quedarse,
enigmas, indecisiones malva y rosadas tristezas.
Pero soy carne de cemento, de metropolitano,
de bar con aserrín para los vómitos,
de ambulancias veloces estridentes,
de cuadrados de tierra donde antes hubo un árbol,
y sólo he visto los álamos de lejos
(si eran álamos),
y de lejos conozco las rosas y la hiedra.
Sin ironía lo digo, y con envidia:
apenas sé hablar más que de cosas
a ras de tierra,
y gracias.
Sé (me dicen que sé)
escribir imitando a Borges o Machado o Quevedo
(que no es poco)
y se me escapan, lo sé perfectamente,
otras numerosísimas tonalidades.
No descarto
que algún día (casualmente) por mi ventana entre
la Musa de un poema más ligero
que se alimente de leves arcoiris
y respire nenúfares flotantes
en estanques alfombrados de limo.
Pero es harto improbable:
porque todo quiere ser lo que es,
como dijo Aristóteles
(si hoy no me traiciona la memoria)
y yo soy carne de cemento, de cuadrados en la acera sin nada
donde antes hubo un árbol,
de metropolitano,
de bar con aserrín para los vómitos.
Mojo mi pluma en alquitrán y prisas,
en ruedas reventadas y amigos que se mueren de cáncer,
en urgentes teléfonos y papeles clonados de oficina.
Y admiro a quienes saben
mojar su pluma en lágrimas de hada
o unicornio.
Pero quiero ser yo, y ellos ser ellos,
o mucho me equivoco...

1 comentario:

  1. Por supuesto, nadie tiene que renunciar a su identidad. Pero hay que romper burbujas, tirar murallas, poder comunicarse. El estilo diferente de una vida , puede enriquecer la de otros. Hay que intercambiar sensibilidades.

    Simepre tan ambivalente,
    en un escrito trascendente,
    no pueden faltar el alquitrán,-puag-,el serrin...
    el arco iris tan mágico , y la delicadeza sin fin

    ResponderEliminar