........................esta segunda inocencia
que da en no creer en nada.
Antonio Machado

Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 25 de agosto de 2010

A un amigo muerto

In memoriam G. C.



A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero...



Qué desierto está el mundo, amigo mío,
desde que te cubrió el polvo postrero;
cómo al pensarte el viento, lastimero,
azota mi ventana; cuánto frío.


Qué vacío dejaste, compañero,
en mi vida; qué estruendoso vacío.
¿Con quién hablaré ahora? ¿En quién confío?
¿Por qué tuviste que partir primero?


Cuando visito tu última morada
dejo sobra la losa, dolorido,
una flor y una carga de tristeza;


después me voy, llevando en la cabeza
esta triste pregunta ya gastada:
¿a quién tengo, desde que tú te has ido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario