........................esta segunda inocencia
que da en no creer en nada.
Antonio Machado

Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 14 de agosto de 2010

Allá dentro

Miré cómo tapaban el nicho de mi amigo
con capas, capas, capas de cemento
mientras el sol del diablo me quemaba los sesos
(yo los oía freírse bajo el sombrero chino)

y me hice esta pregunta, como todos:
si está muerto
¿a qué tanto cuidado de que no salga?

Y esa noche no me dejó dormir
el pensarlo (y pensarme)

tan solo, ya enterrado,
a medias olvidado ya tal vez,

quién sabe si pensando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario