........................esta segunda inocencia
que da en no creer en nada.
Antonio Machado

Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Oración clásica

Tú que me has dado, Padre, tantas cosas
(y aun el supremo don de ser querido),
me niegas otras cosas que te pido;
sin duda, por razones poderosas.
Tú eres quien sabe lo que me conviene
y me darás lo que yo necesito;
que no siempre es lo bueno lo bonito
ni tiene siempre más el que más tiene.
Yo te remito, Padre, mi plegaria,
y me quedo esperando que decida
tu saber infinito incognoscible.
Sé que si no me das lo que te pida
es que lo que te pido es imposible
o que es mi petición innecesaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario