........................esta segunda inocencia
que da en no creer en nada.
Antonio Machado

Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 6 de septiembre de 2010

GRANDES MICROENSAYOS: Técnica del cuento de terror

                  Si no me equivoco, la técnica usada (o mayoritariamente usada) por los autores del relato de terror es comenzar contando horrores verdaderos, que la vida no suele escatimar; algo en el interior del lector dice: sí, ésto es verdad; y entonces, poco a poco, se va introduciendo por el autor el horror fantástico, ya sea gótico, mitológico o extraterrestre; y ya no importa que lo sea (que sea fantástico), porque la incredulidad del lector quedó suspendida por lo que anteriormente se había dicho. La maestría del autor se mide por la habilidad e imperceptibilidad -en lo posible- en el paso de un horror a otro.
Es una técnica muy utilizada en los relatos de Stepehen King, Ray Bradbury o H. P. Lovecraft; se comienza relatando, con algún detalle, horrores cotidianos (1): parejas que se odian secreta o manifiestamente, viejos malvados, vidas arruinadas, casas o existencias demolidas, gentes hundidas en la demencia, el alcoholismo o la sordidez, culpas imposibles de reparar; todo ésto forma parte de la realidad, y el lector no puede por menos de reconocerlo; entonces ya está preparado para que se le hable de vampiros, payasos demoníacos, extraterrestres idiotas y violentos (2), encarnaciones variadas del mal. Si existen unos horrores -y sabemos que existen- ¿por qué no los otros? El escritor lleva de la mano, muy suavemente, al lector a delizarse de un horror al otro.
¿Es más increíble, por monstruoso, un vampiro (o un pueblo habitado por vampiros) que un alcohólico que golpea a su hijo en la cuna, o que dos personas que duermen juntas deseándose la muerte, o que un anciano a quien toda una prolongada vida no ha servido más que para juntar maldad, o que un coma accidental del que la víctima despierta después de haber perdido años irrecuperables y a la mujer de su vida (3), o que un colegio donde -diariamente- se espera a un determinado alumno para darle una paliza, ya por rutina, ni siquiera por deseo de hacerle daño?
Otros autores -me vienen a la memoria, es fácil, Poe o Bram Stoker- entran (creo recordar) en materia sin preámbulos; de ahí que -a mi ver- sus relatos, siendo magistrales, sean menos eficaces COMO RELATOS DE TERROR que los de Stephen King o H. P. Lovecraft: no se ha preparado en el lector la necesaria suspensión de la incredulidad.

(1) El alcohólico que rompe el brazo de su hijo pequeño en "Shining"; la sordidez cotidiana de un pueblo norteamericano en "Salem's lot", la perdurabilidad e invencibilidad del mal y la pérdida irreparable de la infancia en "It"...
(2) "Tommyknockers"
(3) "The dead zone"

No hay comentarios:

Publicar un comentario