........................esta segunda inocencia
que da en no creer en nada.
Antonio Machado

Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 12 de septiembre de 2010

De vuelta de Borges

Sólo sometemos a un escrutinio serio lo que nos importa.  Noada tengo contra Barack Obama, contra Tarantino o  contra Michael Jackson (fuera de los calcetines blancos). Nada tengo contra ellos, porque me parecen fundamentalmente ininteresantes (hablo, naturalmente, de mí, de lo que a mí me interesa o no, no de la importancia que en realidad esas personas tengan). En cambio, a fuerza de reverenciarlo y contemplar su busto he acabado por ver demasiado claramente las grietas del ídolo Borges. No diré lo que dijo Pérez-Reverte: "Borges es un gilipollas que se pasó la vida intentando imitar a los escritores ingleses", afirmación excretada para que se hablara de él (de Pérez) durante diez minutos (y lo consiguió, en efecto). Pero sí veo sus innecesarios galicismos, su poco ingeniosa ingeniosidad, su uso indebido de las comas, su forzada elección de asuntos fantásticos (los argentinismos son naturales en un argentino, y no los cuento)... El misterio es que, con grietas y desconchones y todo, algunos muy llamativos, continúa en su pedestal, al menos para mí, lo mismo que el Partenón continúa siendo el Partenón. O las Meninas las Meninas, a pesar de la restauración atroz inferida por alguien. Seguimos visitando las Meninas y seguimos (y seguiremos) aprendiendo de Borges. Pérez, que yo sepa, está bien, gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario