........................esta segunda inocencia
que da en no creer en nada.
Antonio Machado

Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Cuento

Érase un prado verde con álamos y menta,
Y éranse las muchachas y el amor sospechado.
Érase buena gente y una iglesia pequeña,
Éranse las cigarras y el tiempo por delante.

Había un vino negro, el mejor de la tierra,
En cuevas frías y cómodas en lo peor de agosto.
Éranse los amigos y el café de puchero,
Y un pan recién creado blanco como la nieve.

Desde aquella colina yo miré el mundo entero,
Y desde aquel castillo me imaginé guerrero.
Me imaginaba amante mirando tus cabellos,
Cuando los sueños no eran aún presagio de nada.

Creíamos que siempre estarían esperando
La menta, las muchachas, el tiempo y el castillo.
Porque entre tantas cosas como entonces había
Había también la idea de que la vida espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario